0

Salsa de tomate casera (¡y fácil!)

salsa de tomate

Este verano hemos tenido una buena cosecha de tomates en nuestro “huerto urbano”. ¡Hemos recogido nada menos que 16 kg de tomates! Con tanto tomate, además de repartir entre familia y amigos, hemos decidido hacer salsa, y por eso aquí os dejamos hoy la receta de la salsa de tomate que hacemos en casa, muy facilita e ideal para acompañar algunos de los platos preferidos de los niños: arroz blanco, albóndigas, pasta…

Necesitamos:

* 3 kg de tomates maduros

* 1 cebolla (o 1 bote pequeño de cebolla frita)

* 1 cucharada de azúcar

* sal

* aceite de oliva

En primer lugar, ponemos aceite de oliva en una sartén, y rehogamos la cebolla (cortada previamente) hasta que esté bien pochadita (si optáis por utilizar la cebolla que ya viene frita, dadle también unas vueltas). A continuación echamos el tomate troceado, añadimos el azúcar (para eliminar la acidez del tomate) y una pizca de sal, y dejamos que se vaya haciendo a fuego lento durante una hora aproximadamente. Por último, pasamos todo por el pasapurés y… ¡ya está la salsa de tomate lista!

Ah! Si os sale mucha salsa, podéis congelarla en raciones e ir descongelandola a medida que la vayáis necesitando.

Ya nos contaréis si les gusta a vuestros peques la salsa (y a vosotros) y con qué plato la utilizáis. 😉

Anuncios
3

¡Al agua patos!

image¿Habéis probado alguna vez el “maillot-bouée” o bañador-flotador? Nosotras hace años que los utilizamos. Todos los niños de la casa han tenido el suyo… ¡y la mayor tiene 20 años!.  Aunque son muy útiles para que los niños pierdan el miedo al agua y aprendan a nadar, en casa siempre los hemos tenido por una cuestión de seguridad. Cuando van a la piscina les ponemos el bañador-flotador, y aunque siempre haya por lo menos un adulto vigilando (ningún flotador sustituye la vigilancia por parte de los adultos),  te da cierta “tranquilidad” saber que lo llevan puesto si se caen al agua.

Estos bañadores llevan, a la altura de la cintura, espuma de polietileno, que hace las funciones de un flotador y permite a la vez, que los niños puedan moverse libremente y divertirse en el agua. Además, dependiendo de las marcas (hoy ya la mayoría) puedes encontrarlos con tejidos que llevan factor de protección.

Existen un montón de marcas que venden este tipo de bañadores. Sí os tuviésemos que recomendar una sería Archimede: una casa belga que además de fabricar unos “maillot-bouée” de gran calidad, tiene unos diseños preciosos y muy cuidados (como el que lleva Maria).

¿Qué otras marcas nos podéis recomendar?

¡Feliz semana! 😉 …¡Y al agua patos!

 

 

0

Cine bajo las estrellas

imageEl viernes por la noche organizamos un plan con los niños: fuimos al Autocine de Gijón para ver “Cómo entrenar a tu dragón 2”. Además de ser algo diferente para ellos (los más pequeños era la primera vez que iban), resulta divertido ver una peli desde el coche y sintonizar en la emisora de la radio el sonido. Para que la noche fuera completa, optamos por cenar en el propio autocine (puedes comer en tu coche o en las mesas que hay instaladas). Tienen hamburguesas, bocatas, refrescos… y por supuesto ¡palomitas y chuches!.

Además, mientras esperas a que empiece la peli, puedes llevar a los peques al “Parque del agua”, que está en un lateral del recinto, y que tiene castillos, columpios…

La película nos gustó mucho a todos, pero lo mejor, fue ver cómo disfrutaban los pequeños (¡y los mayores!) al descubrir el “cine bajo las estrellas”.

ficha autocine.